jueves, 17 de enero de 2013

Día 5. Santa Sofía, sueño viajero cumplido!!

Si algún día viajáis a Estambul no es necesario que llevéis despertador, cada día sobre las seis de la mañana os despertará el "místico" canto del muecín.
Después de disfrutar de un gratificante desayuno, salimos del hotel dispuestos a seguir descubriendo los tesoros que esconde esta magnífica ciudad.
Al lado de nuestro hotel y a los pies de la Mezquita Azul se encuentra Arasta Bazar, se trata de una calle comercial donde podemos encontrar mucha variedad de productos típicos, pero lejos del encanto que tiene el Bazar de las Especies y el Gran Bazar.



Lo único que destacaríamos de Arasta Bazar es el restaurante Mesale, donde todas las tardes desde las 17:00 horas podréis disfrutar de un te amenizado con música en directo y los fines de semana de 20:00 a 22:00 horas realizan espectáculo de derviches.

Museum Pass en mano decidimos entrar al museo de mosaicos que se encuentra en la misma calle de Arasta Bazar. En el interior podemos disfrutar de mosaicos del siglo V y VI, pero, que no fueron descubiertos hasta la mitad del siglo XX al realizar unos trabajos en el Gran Palacio.



Las imágenes representan temas mitológicos, escenas de cacerías y de la vida doméstica.



Después de pasar por la tienda de souvenirs y comprar un nuevo punto de libro para mi colección, ponemos rumbo hacia nuestra siguiente parada del día; la histórica Santa Sofía nos espera!!!


La plaza donde se encuentra Santa Sofía y la Mezquita Azul es uno de los lugares con más ambiente de Estambul, siempre llena de turistas que van de un lado a otro buscando llevarse la mejor fotografía como recuerdo mientras otros deciden que tentempié llevarse a la boca... La verdad es que es difícil pasar por aquí y no inmortalizar el momento!!!


Aquí se encuentra el hamam de Roxelana, mandado construir en 1556 por Solimán el Magnífico. Todas las mezquitas tenían cerca un hamam y éste era reservado a la congregación de Santa Sofía mientras fue mezquita. Actualmente convertido en uno de los mejores hamam de la ciudad.



La cola para acceder a Santa Sofía es larga y estamos en temporada baja, no me quiero imaginar como debe ser en plena temporada alta!! Con nuestras museum pass accedemos directamente al control de seguridad.
Si estos muros hablaran nos podrían contar montones de aventuras vividas a través de la historia. ¿Hacemos un breve resumen?:
  • desde que Constantino la inauguró en el año 360 ha sufrido muchos cambios hasta el día de hoy. 
  • Constancio, el hijo de Constantino, decidió ampliarla y resultó destruida después de un incendio en el año 404. La segunda reconstrucción data del 415, pero, desgraciadamente ardió pocos años después durante la revolución de Nika.
  • la tercera reconstrucción llego de la mano de Justiniano en el 537, experimentando con elementos y nuevas estructuras consiguieron levantar este inimitable legado del Imperio Bizantino. 
  • un terremoto volvió a destruir parte de Santa Sofía, pero, Justiniano tuvo tiempo de reconstruirla y verla de nuevo abierta en el año 563. En esta reconstrucción, aumentaron la altura de los contrafuertes exteriores y la cúpula.
  • un nuevo terremoto causó daños en su cúpula que fue reconstruida entre 989 y 1346 quedando con la imagen actual.
  • durante casi mil años Santa Sofía fue la catedral de Constantinopla y el centro de la vida religiosa del Imperio Bizantino.
  • todo cambió la noche del 29 de mayo de 1453 cuando los turcos tomaron Contantinopla y Mehmet II el Conquistador se dirigió a la iglesia dando orden de convertirla en mezquita.
  • desde este momento cada Sultán fue añadiendo nuevos minaretes a Santa Sofía y adornaron el interior de la nueva mezquita.
  • a principios del siglo XVIII cubrieron con cal los mosaicos bizantinos que lucían en su interior.
  • en el año 1847 Abdül Mecit encargó a unos arquitectos suizos la restauración del edificio y la recuperación de los mosaicos.
  • la restauración definitiva la llevó a cabo Atatürk en el 1935, transformando la basílica en museo.
El patio ajardinado que rodea Santa Sofía está lleno de restos arqueológicos procedentes de excavaciones de la zona. 



La emoción me puede y sólo quiero traspasar la puerta que me lleva al TEMPLO con mayúsculas!!



Nada más entrar nos hemos quedado sin palabras, aunque hemos viajado por Santa Sofía muchas veces gracias a las nuevas tecnologías, no tiene nada que ver a la espectacularidad de verla en directo.


Varios elementos llaman la atención por su belleza: impresionantes lámparas, mosaicos, frescos, inscripciones del Corán...




Esta llena de detalles que nos llevan a mirar y remirar... Parece que queramos guardar todas estas imágenes para siempre en nuestras memorias.



En uno de los laterales de Santa Sofía se encuentran las escaleras que permiten subir al nivel superior, desde donde las vistas son impresionantes!!!


Nos llevamos un gran recuerdo de nuestra visita a Santa Sofía!! 


Damos paso a la turistada del día: no os podéis ir de Santa Sofía sin pasar por la Columna de San Gregorio a la que se le atribuyen poderes curativos. La tradición dice que si consigues girar 360º con el dedo introducido en el agujero que hay en la columna se cumple el deseo formulado. Yo no me lo he pensado dos veces y para finalizar la visita he pedido mi deseo y ahora sólo me queda esperar que se cumpla!!!



Salimos de Santa Sofía y durante un rato no puedo dejar de mirar hacia atrás resistiéndome a abandonar el lugar.

El resto de día queremos pasarlo en Beyoglu, la zona más moderna, occidentalizada y cosmopolita de Estambul. Hemos pensado ir paseando hasta el Puente de Gálata donde cogeremos un taxi hasta la Plaza Taksim, pero, por el camino hemos parado a visitar el museo arqueológico.
La entrada la tenemos incluida con la museum pass, así que accedemos directamente sin tener que pasar por taquilla; los que decidáis visitar Estambul no tengáis duda de comprar la museum pass, os ahorraréis unos cuantos euros y bastantes colas.


El interior del museo alberga una de las mejores colecciones del mundo de arte clásico y helénico.
El punto fuerte del museo se encuentra en la planta baja donde guardan una impresionante y valiosa colección de sarcófagos. Entre los que más han llamado nuestra atención está un sarcófago de finales del siglo V a.C. decorado con motivos de la mitología griega.


El sarcófago de las Plañideras está decorado con dieciocho paneles delimitados por columnillas y en los que aparecen apesadumbrados rostros de un grupo de mujeres.


Pero, el más impresionante de todos es el sarcófago de Alejandro que data del año 310 a.C. y se encuentra en perfecto estado de conservación. En él aparecen escenas esculpidas de Alejandro Magno en combate y a la caza de un león.



El museo es muy grande, dependerá del tiempo que tengáis para poder entreteneros más o menos. Nosotros hemos visitado todas las salas de escultura griega y romana en perfecto estado de conservación.



El museo es tan grande y tiene tanto material que podrías dedicarle el día entero, pero, nos vamos a conocer "el otro Estambul".
Vamos paseando hasta el puente de Gálata y las calles están más que animadas y el tráfico es impresionante!
Hemos cogido el taxi en la parada del puente de Gálata y desde allí hasta la Plaza Taksim hemos tardado unos veinte minutos (14TL-6€).

La primera impresión al llegar a la Plaza Taksim ha sido extraña, parece que estemos en otra ciudad completamente diferente a Sultanahmet. La plaza destaca más por su tamaño que por su belleza, pero, es el símbolo de modernidad de Estambul.



Lo que más llama la atención es el " Tranvía nostálgico" que hace el recorrido entre Taksim y Tünel a lo largo de la animada Istiklal Caddesi, una de las avenidas más famosas de la ciudad.


Que cara de frío, parece que vaya a ponerse a nevar en cualquier momento!! Mejor no quedarnos parados, así que nos adentramos en la Avenida Istiklal, por donde pasan cada día unos 3 millones de personas!


Istiklal está llena de tiendas de ropa, puestos de comida, grandes firmas de moda, famosas cadenas de comida rápida junto a restaurantes de comida típica... Recuerda a las principales avenidas de las capitales europeas.
Nuestros estómagos nos están pidiendo comida y decidimos parar a dar buena cuenta de un par de pizzas en uno de los centros comerciales de Istiklal (32TL-13€).
Cuando volvemos a la calle tenemos la sensación que cada vez hace más frío! Seguimos paseando y cuando nos damos cuenta ya hemos dejado atrás el barrio de Beyoglu para entrar en el distrito de Galata.
Las calles se van estrechando y la amplia avenida da paso a estrechas calles de adoquines, las grandes tiendas de moda cambian a pequeñas tiendas de artesanía e instrumentos de música, los grandes restaurantes  se convierten en típicas teterías... A nosotros nos parece que estas calles tienen mucho encanto!


Paseando llegamos a uno de los lugares más visitados de la ciudad, la famosa Torre Gálata que domina la zona con sus 62 metros de altura.


La construyeron los genoveses en 1348 como fortaleza y durante el Imperio Otomano se utilizó como torre de vigilancia. Aunque en su interior no hay nada particular, en la parte superior hay un bar desde donde contemplar unas completa panorámica de la ciudad. La entrada cuesta 12TL (5€) por persona.
Nosotros hemos decidido seguir los consejos de otros viajeros y en lugar de subir a la Torre de Gálata hemos ido a disfrutar de las vistas de Cafe Konak.
Cafe Konak se encuentra en una de las calles que rodean la famosa torre, deberéis subir al último piso de un viejo edificio y después del esfuerzo tendréis una más que merecida recompensa.
Como hoy hace mucho frío, viento y lluvia tienen la terraza cerrada, sólo se puede acceder para disfrutar de las vistas y hacer fotos; tenemos suerte y se queda una mesa vacía en la terraza acristalada desde donde disfrutamos de un par de cafés (10TL-4€) con unas vistas impresionantes de Estambul!



Después de un buen rato recordando anécdotas viajeras que consiguen arrancarnos siempre una sonrisa, subimos a la terraza a hacer fotos antes de seguir con nuestra ruta por la ciudad.





Cruzamos el Puente de Gálata animado a cualquier hora que pases y lleno de pescadores ocupando toda la barandilla.



Al pasar por delante del Bazar de las Especies no me puedo resistir a volver a pasear por sus calles repletas de olores, sabores, colores... Y como no podía ser de otra forma nos llevamos algunas compras para casa!



Cuando salimos ha empezado a llover bastante fuerte, así que vamos rápido hacia la última parada que tenemos para el día de hoy. Si viajáis a Estambul no os podéis ir de la ciudad sin merendar en Hafiz Mustafa 1864, el lugar de los golosos por excelencia!!



Hemos disfrutado de una merienda difícil de olvidar! Hay que tomarse su tiempo para elegir entre todo lo que ofrece la amplia y variada carta de dulces, tes y cafés en Hafiz Mustafa.(19TL-8€)



Necesitamos dar un buen paseo hasta el hotel para bajar todo el azúcar que acabamos de ingerir!!

Hoy no saldremos a cenar, el tiempo no acompaña y estamos un poco cansados, así que disfrutamos de la cena que hemos pedido al restaurante de nuestro hotel mientras vemos una película (40TL-17€).

Disfrutaremos mañana de un cuento de navidad en Estambul?? mañana más....










1 comentario:

  1. La verdad es que Estambul es un destino precioso... Yo pase alli las Navidades en 2010 y lo disfruté muchísmo. Me encantó.
    Saludos desde http://yoadoroviajar.blogspot.com

    Trini.

    ResponderEliminar